Publicaciones

.

sábado, 30 de mayo de 2020

Entrada en la fisura Espacio-Tiempo para ir al centro de todo - Poema de Las Crónicas de Ava



Entrada en la fisura Espacio-Tiempo para ir al centro de todo

Si pudiera disolver mis células orgánicas,
para convertirlas en una especie de nave espacial,
compuesta por Nanobots, que fueran dirigidos por mi consciencia viva y humana;
atravesaría las nubes para pasar cerca de la Luna e iniciar un viaje espacial.

No puedo explicarlo mejor, siento algo especial,
no soy cuerpo,  soy laca metálica que resiste al frio cercano a los -270 grados.

Es temporal, es circunstancial, es puro placer.
Inicio los inyectores, y rompo delante de mi la fisura de espacio y tiempo, para entrar en modo  hiperespacio, para solventar distancias imposibles de escribir en una sola hoja de papel.

Destino:  Centro de la Vía Láctea.
El mayor cúmulo de estrellas por cada mil millones de parsecs al cuadrado. 
 Y pensar,  que en el tercer planeta de una estrella llamada Sol,
se están matando por un cumulo de granos de arena,
 o por lenguas, que solo deberían servir para comunicarse, y no para declararse superior.

La mecánica del sonido interestelar, es como una melodía de un Aventurero espacial,
que salta  de Exo Planeta en Exo Planeta.
Es como un trance que te lleva incansable, de estrella en estrella. 

Aquí, en el centro de todo, veo las espirales, veo las luces llegadas de civilizaciones extintas.
Aquí, en el corazón de todos los corazones que alguna vez han existido,
puedo envolverme con las corrientes del pasado, para ver qué es lo que hubiera ocurrido si…
Puedo presentir, qué pasaría si hoy voy a la derecha, en vez de a la izquierda.

Ahora entiendo a los Plutonianos, que abandonaron la periferia de la espiral,
para adentrarse en el centro del todo.

Sí, al lugar donde ahora me imagino.
@ Las Crónicas de Ava

miércoles, 25 de diciembre de 2019

Ex Poeta, hasta que deje de serlo en ocasiones - Poema de Las Crónicas de Ava


Ex Poeta,  hasta que deje de serlo en ocasiones

Me gustan las ráfagas de frío de Diciembre que siento en las piernas y pies,
cuando conecto con el  suelo de mi  habitación,
esa que recibe sobre todo por la tarde,  luz desde el oeste,
cuando el  sol inicia su declive,
y desaparece bajo el horizonte de antenas parabólicas,
y estructuras y construcciones no definidos.

Quizás estás  fechas de navidad tienen ese algo,
que te hace lanzar una retrospectiva a lo que fue el año,
a lo que es tu vida últimamente.

Y  eso  hace  que en ocasiones, como hoy,
el poeta  congelado logra entrar un poco en calor,
y hablar de esos sentimientos,
que llevan acumulados el polvo y la sequedad,
con  una tremenda necesidad de expresarme,
y que no ha sido aireada durante meses,
¿o serán años?

Recibes mensajes de móvil,
y te despiertan el recuerdo de ese Don especial,
que tiene, o  tenia, o dejo de tener, esa persona que te envió el mensaje.

Y eso a la vez, te hace esforzarte un poco,
para enviar señales de vida,
a personas que crecieron contigo un tiempo,
en las ramas del  árbol de tu vida.


Vida si, Esperanza mucho más. 
Luego está esa música que escucho de un canal ambiental de Youtube,
cuyo nombre no me acuerdo,
y me provoca esa estocada definitiva,
para expresarme un 25 de Diciembre.
Aún siento el cariño de muchas personas, 
y perdonadme mi parca expresión de palabras durante el resto del año.
Quizás por eso, admiro la capacidad de cierta Rosa que crece cerca de mi,
por  estar en contacto todo el año, con lo que ella llama “Familia elegida”.

Antes escribía  mucho, pero que mucho.
Ya algunos lo sabéis.
Pero en los últimos dos años,  he sentido otras necesidades,
como la de investigar historias de entidades,
 que hacen rodar un balón por el campo de juego y de las emociones.

También las probabilidades y las  estadísticas, me dan un  cierto encanto,
en mí día a día.

 A los que me leías,
en el fondo acaricio una, dos, o tres veces vuestras mejillas,
y mi mano se produce en transmisor
que emite mi corazón,
y tal vez llegue un poco a los vuestros.

Igual  que dicen, que nunca se olvida el andar en bicicleta,
probablemente,  uno tampoco pierde la capacidad de escribir,
y un Ex Poeta pueda salir de los matorrales
y entregaros un poco de amor, un poco de interés,
y un poco de Esperanza,
de que nada está muerto,
mientras sigue latiendo algún sentido. 



@ Las Crónicas de Ava

martes, 20 de agosto de 2019

Un recordatorio para los vivos - Poema de Las Crónicas de Ava
















Un  recordatorio para los vivos



Dime, 
desde cuando no respiras.
Desde cuando no te emocionan las vibraciones de  esos ambientes y sonidos, 
que antes te hacían levitar por el suelo.

Desde cuando te sientes muerto,
y como una transparencia en proceso de disminución, 
cada vez que te ves en el espejo.

Me cago en la leche olvidada de las ruinas de Numancia.
¿Donde está esa persona con la que quería recorrer Europa en Tren?

Te pido,
por lo mucho que te quiero,
no alces la bandera de la resignación perpetua.
Se que muchas veces estas hasta  la punta de la P.

La palabra pasotismo esta
inscrita con miradas de hartazgo,
en ese chicle que ves pegado cada dia,
en la barandilla de la colmena colectiva donde vives.

Te recojo esta noche.
Vuelve a enseñarme locuras.

@ Las Crónicas de Ava



martes, 13 de agosto de 2019

Descarta, céntrate y elige - Poema de Las Crónicas de Ava

Descarta, céntrate y elige 


El Rendimiento no viene solo.
Creí en una idea.
La estudie, la analicé,
hice un “backtesting”,
para exponerla al flujo de los acontecimientos reales.

Lo que una vez fue una idea,
al pasear por un parque de la periferia,
golpee con mis zapatos una piedra.

Esa piedrecita entro justo por el ángulo,
de un banco frecuentado por jubilados y enamorados.
Fue allí, cuando la rueda de las matemáticas echo a rodar.
Y recordé ese espíritu de centrocampista de cuando tenia  12 años,
corriendo por aquel césped al lado de la estación de cercanías.

Las matemáticas están allí.  ¿No las veis?

No es un cuento de esos tipicos  “persigue tus sueños”,
y vas a ser feliz.
que lo único que hacen es tomarnos por imbéciles,
en un mantra sin alma, ni coraje.

Esas vanidades expuestas a la fortuna,
absolutamente no te van a dar ningún control sobre tu vida.

Usa las probabilidades, piensa en tus habilidades,
córtate un trozo del tiempo para probar tus teorías.

Y por si no lo sabias,
al fracaso no le llames fracaso,
porque para hallar un camino adecuado para ti,
debes saber antes,
cual te ellos no te conviene en absoluto recorrerlo,
aún habiéndote estampado contra el.

Descarta, céntrate, y elige.
Selecciona el tiempo,
escoge el momento de entrada y salida,
y haz lo que se te da muy bien.
Esto también se acerca a la felicidad. 


Y si, antes de que existía,
ya te lo imaginabas. 


@ Las Crónicas de Ava


martes, 30 de julio de 2019

QUIETO - Poema de Las Crónicas de Ava

Quieto


Quieto. Sin moverte.
Quieto. Sin pensar.
Quieto. La rueda del ventilador gira y te evapora el veneno de la toxicidad acumulada.

Quieto. Al lado de la estrella Sirio, y  a un palmo de la constelación de Canis Mayor.
Quieto. ¿Cuándo fue la última vez que verbalice el amor?

Quieto. Las calles se diluyen en ráfagas de neón a 120 pulsaciones por minuto en el carril derecho.
Quieto. A veces me arrepentí de haber dicho algo, y ver que estaba en el momento equivocado.

Quieto.  La fruta es tan blanda, más cuando la sacas fresca del frigorífico y la muerdes en un día de agosto.
Quieto.  Probablemente hace semanas o meses que no sabes nada de mi.

Quieto. Ser un tambor que se mete en una caja de percusión,  para bailar un Rap melancólico con la soledad.
Quieto. ¿A dónde me lleva la linea 33?  La ciudad de arriba y abajo. 
Quieto. Desatado.

Quieto. Sin ti, un menos. Sin mí, un nada.
Quieto. El cero absoluto emocional.

@ Las Crónicas de Ava

viernes, 26 de julio de 2019

Reseña del libro “Contra el Olvido” de Fátima Díez


Reseña del libro “Contra el Olvido” de Fátima Díez


Mi fuerte nunca han sido las historias de Crímenes. Por tanto, cuando empecé a introducirme en el mundo descriptivo de la historia de “Contra el Olvido”, yo empecé a fijarme mucho más en la trama personal de cada personaje.
En esta historia, y sin entrar en Spoilers,, hay un personaje que destaca de forma sobresaliente, por encima de los demás.  Silvia.

Silvia es una madre, una esposa, una trabajadora, una hermana, un ser humano, que vive una vida aparentemente equilibrada y que sigue su orden natural.

Pero un hecho inesperado, la muerte de su hijo, empieza paso a paso,  a derrumbar todo el mundo social y afectivo, en el cual se desenvolvía Silvia a la perfección.

Hay un dicho que dice: ¡Por mi hijo mato!  Silvia, descubre como la mayoría de los personajes que rodean su existencia, tienen algo que ocultar.  ¿Cómo puede ser que no se haya dado cuenta de esa tormenta que estaba girando alrededor de ella, como planetas errantes, que tratan de engañar a su estrella.

La muerte de Rubén, su hijo, desencadena en Silvia, una fuerza interior por querer descubrir quien fue el culpable de la muerte de su hijo.   No desestima esfuerzos,  viajes, y explosiones de impotencia, por no haber podido evitar la negra fatalidad.

Y allí está, como una imagen intermitente que acompaña la historia, el avión juguete con la ala rota, de Rubén.  Madre coraje, madre detective, una madre que crece por encima de sus fuerzas físicas,, para llegar hasta donde haga falta.

Si algún día, esta historia, ambientada en un Bilbao, que la autora conoce muy bien,  pueda ser llevado al cine, creo que no se me ocurriría mejor actriz, que Belén Rueda, para interpretar el papel de Silvia.

En algunos momentos de la historia, en Silvia, pude reconocer algunas facetas de la propia autora Fátima Diez, al que tengo el enorme placer de conocerla.

En “Contra el olvido”, sentí una enorme lucha, por evitar la desmemoria, de lo que mas has querido en este mundo.  Hay cosas que no se pueden esconder, y por las que vale la pena revolver cielo y tierra, para que te presenten esa verdad, que algunas personas miserablemente trataron de ocultarte.  Por tanto, es una lectura, que recomiendo sobre todo para aquellas personas que están convencidas, de que la vida es sobre todo para todos aquellos, que quieren llegar hasta al final.  Igual que tú Fátima, una Mujer Maravilla que desde los cielos de Bilbao nos ha querido presentar esta especial historia.

Alvaro Villa André – Las Crónicas de Ava  (Poeta y Motivador)

viernes, 26 de abril de 2019

El Orgasmo de las pequeñas cosas - Poema de Las Crónicas de Ava

El Orgasmo de las pequeñas cosas  



Si, he dicho orgasmo.
Hablo de esos pequeños placeres, en forma de convulsiones,
que se originan desde dentro,
y buscan una salida a través de las manos, la mirada, y hasta en sonidos indescifrables,
que ni siquiera el Sultán de Brunei seria capaz de desvelar con todo el oro que tiene.


Hablo de esa materia especial,
que no solo produce la sexual frotación que salpica nuestros días y semanas.


Los plátanos, las almejas, y las macedonias variadas, solo son la punta de los deseos que podríamos compartir con alguien, que no tema soltar las cuerdas del columpio enroscado.

En el trastero de mi mente hay una cuerda,
de la que tira tu curiosidad.
¿Qué tienes tu que me pueda hacer morder tu anzuelo?

@ Las Crönicas de Ava 

viernes, 4 de enero de 2019

En dos bolsas toda mi vida - Poema de Las Crónicas de Ava


En dos bolsas toda mi vida


 Me acorde de sacar unas fotos,
metidas en dos bolsas de una conocida marca alemana de supermercados.

Eran bolsas con agujeros y desgastadas,
convertidas en capsulas del tiempo.

Toda una vida metida en plástico,
toda una vida que pasa por mis manos,
al acordarme de aquellos guardados en el trasfondo de mis recuerdos.

Una melodía minimalista de Tangerine Dream trata de doparme,
para que mis emociones sigan en elipse planetaria alrededor de mis manos.

Imágenes de amores caducos.
Visiones de plantas muertas,      
convertidas en abono para volver a ser plantas,
Proyecciones de un coche estrellado a 100 metros,
debajo de un puente,
y la huella invisible de un Ángel desconocido que me ayudo a salir vivo.

Sigo mirando.
La visita de mi madre a la Costa Dorada,
y su estancia de 6 semanas en mi pequeña casita de planta baja,
con un jardín para agradecidos.

En Chequía andaba maravillado,
bastante enamorado,
pero también asombrado por deambular por calles
repletas de historias centro europeas.
Hasta di la mano a un hombre con ojos profundos,
que tenía marcado en su brazo.el número de interno de un campo de concentración,
cuyo nombre ahora no me acuerdo.

Cambio la melodía, estoy en los 90,
en las playas de Galicia,
y las escapadas a Bermeo y Zarautz. 
A un amigo le conseguí sacar una instantánea,
con una piedra suspendida en el aire.
El lo recordara.  Que buenos momentos.

Y si os digo la verdad,
no estaba para escribir hoy, ni mañana,
pero me hizo pensar en lo alucinante que es,
tener toda una vida metida en dos  bolsas.

Solo eso.

@ Las Crónicas de Ava

lunes, 5 de noviembre de 2018

Sonda Cuatro, que lejos estás de mí - Poema de Las Crónicas de Ava


Sonda Cuatro, que lejos estás de mí


Hace  una hora aún te veía del tamaño de una pelota de tenis,
a través de mi casco de astronauta errante.
Ahora solo escucho tu señal intermitente de guión alto y guión bajo cada 90 segundos.
Aquella entupida maniobra, me corto el hilo umbilical que me tenia sujeto
a tus maternas provisiones de oxigeno y alimento.

Me estoy alejando de ti,
flotando hacia donde Dios sabe donde.

Me queda una hora como mucho,
una hora para que tus emisiones con intervalo de 90 segundos,
me hagan entrar en Trance para que pueda recordar las voces que deje atrás en la Tierra.

Si cierro mis ojos,  veo un bosque espeso,
por el cual entran algunos rayos del sol para iluminar
las puntas de mis dedos, 
esas puntas que han sabido dar amor y cariño,
pero también limpiarse el sudor que producía  alcanzar un objetivo.

Uno a uno  hago memoria,
cada 90 segundos.
Pienso en dos personas diferentes,
en un acto útil para aprovechar el tiempo que me queda.
Son Personas que han dejado huella en mis huesos,
esos que seguramente algún día encontraran dentro de este traje espacial.


Sonda Cuatro, ojala fueras  capaz de recibir todas las emisiones de mis pensamientos,
y  transmitirlas a los dispositivos móviles de todos aquellos  que son
protagonistas de mi memorias.

Me queda esa chispa de calor,  que produce la satisfacción de haber hecho  hasta el último momento cosas,  por las cuales me desvivía.

Te abrazo vida valiosa por todo lo que me has dado, lo bueno y lo malo, 
asi  es una vida al completo.

Sonda Cuatro,
te estampo mi sonrisa de paz proyectada desde lejos,
para decirte Adiós.
Fuiste el último nexo que tuve con esta realidad.

Que sea la fuerza rotatoria  del  centro del universo
que me catapulte a un nuevo destino fuera de este traje espacial.

 

@ Las Crónicas de Ava

martes, 23 de octubre de 2018

Tu perra que te ve con esos ojos de quererte mucho - Poema de Las Crónicas de Ava

Tu perra que te ve con esos ojos de quererte mucho

Te quiero. Y me cuesta decir estas palabras a menudo,
pero te quiero por todo el empeño que pones de tu parte para que esto salga bien.
Te quiero, a pesar de que aparente a menudo ser insensible y alejado
de los cumplidos ceremoniales de las personas que dicen quererse,
pero tú  ya sabes que así lo percibo.
Proyectar cariños y rituales que no me son cercanos
seria una burla a mi persona,
y también a la tuya.

Te quiero, por el gran corazón que tienes,
y veo que muchas veces,
esta es tu forma de protestar contra las injusticias
que acontecen en este ruleta mundial.

Yo soy muy visual,
tú eres más de adentro,
y te admiro por esa capacidad.

Y no me puedo mentir a mi mismo,
si me niego a comprar rosas y libros un 23 de Abril,
y me apetece más regalarte un chicle alargado de esos de lámina,
para darte diez minutos de frescor de boca.

Y algunas veces, ya te dije,
que si fuera Lorca,
taparía con una sábana a los que recitan ciertas palabras en mi nombre,
esas que nunca he querido decir, ni he sentido.

Y fue el otro día,
que tu también alzaste tu voz como mujer,
para apoyar mi alegato de que  la  agresión no tiene genero,
y está presente en todos los estratos de la  condición humana.

Este es un abrazo que te doy,
mientras tu perra querida de todos estos años
te mira con esos ojitos  de quererte e mucho.

@ Las Crónicas de Ava

viernes, 19 de octubre de 2018

Abrazando un árbol dentro de la nada - Poema de Las Crónicas de Ava

Abrazando un árbol dentro de la nada

Muchas veces hable de la nada,
como si la conociera de toda la vida.
Y si,  a ratos la tengo pegada en mi respirar,
a  ratos  la nada me hace sentir inerte y tranquilo, 
como si estuviera en el reino de la calma en el centro de un  huracán,
y viendo como todo alrededor se cae en las garras de un mundo caótico.
Y si, la nada, debo decir,
es una forma de explicar, 
que hay personas que no sienten el amor como se esta proyectando en este mundo de espejos y cerillas quemadas.

Y si somos carentes de sentimientos,
tal vez pensad,
que estos sentimientos no se pueden visibilizar en esta dimensión,
igual que las ondas de radio pasan inadvertidas
para las puntillas de las hojas de los tréboles.
Escucho murmullos de los que sienten pena e incomprensión  por nuestra  inaptitud para sentir como ellos. 
Pero no tengo ganas, ni tiempo, ni guantes de tacto adecuado,
para explicarles porque soy a menudo invisible,
pero no triste.

Por eso muchas veces, la nada ha sido tan adherente a mi,
como una fruta adecuada para introducirme dentro de ella
y agarrar  un árbol  entre mis brazos,
 para dormir plácidamente
y hacer que brote todavía más la fuerza dentro de mi voluntad.

Esta es la fuerza del silencio,
son mis pasos metro atómicos que no me dejan en la estacada.
El hacha del nacimiento me ha partido así,
pero no ha podido romper la  línea sensible que me tiene conectado con varias  dimensiones.
Mis dos pies están firmes y de misión por esta Tierra  de noventa paralelos.

@ Las Crónicas de Ava